Industrial

Este estilo intenta dar expresión a la época postindustrial dejando expuestos fierros, vigas y murallas de ladrillo propias de la arquitectura original. Los materiales más usados en este estilo son el hormigón, el hierro, el cuero y la madera sin tratar. Así, se fusiona la calidez de la madera con la frialdad del acero, dando una sensación rústica y ecléctica. El color base de sus espacios tienden a ser blancos, grises, beige y hasta negro complementado con accesorios metálicos de color bronce, plateados o cobrizos.